el regreso


Hace unos días un quedé con un amigo al que no veía hace mucho tiempo y me recordó que tenía un blog, al que además estaba suscrito. El también tiene un blog, cosa que no sabía: Catatortillas. Al volver a visitar mi blog me he dado cuenta de que llevo cinco años sin escribir una línea. ¿Ya han pasado cinco años? Me resulta increíble pero ahí está la fecha de mi última entrada. Las razones … la vida me tomó todo el tiempo. Creo que ha llegado la hora de volver a escribir de nuevo. Como terapia. Para que, en el acto de crear, de escribir palabras, pueda restañar las heridas y deshacerme de todo el lastre que he acumulado los últimos cinco años. Cinco años en blanco aquí pero llenos de tragedia y sinsabores en el mundo real, en la realidad del día a día.

Tengo que reconocer que me ha costado una barbaridad sentarme para escribir estas líneas. Llevo días pensando en hacerlo. Con el cambio de año la presión interior ha sido enorme y no he podido resistirla. La verdad es que cuando era (más) joven escribía de forma fluida. Yo empecé con un cuaderno de anillas con hojas cuadriculadas y un bolígrafo. Escribía a diario. Y durante mis años de adolescencia llené muchos cuadernos. Recuerdo que hace unos años me los encontré ordenando cajones y abriendo uno de ellos en una página al azar me quedé totalmente sorprendido. Yo sabía que había escrito esas líneas pero sin embargo me eran extrañas. Una mezcla de sensaciones que proporciona el paso del tiempo, parecido a lo que sientes en cierta forma cuando miras a los ojos una fotografía tuya de niño. Alguien muy familiar que ya no existe o al menos no existe del todo.

Seguramente me pasaría lo mismo al leer las antiguas entradas de este blog, algunas de las cuales han seguido siendo visitadas durante todos estos años. Supongo que esas visitas son una especie de ruido de fondo blogosférico, un eco de lo que un día fue este blog. Los algoritmos de los buscadores que en ocasiones proporcionan resultados que apuntan a entradas de mi blog. Nunca he pretendido ser popular ni ser referencia de nada ni de nadie. Lo que puede ocurrir, creo yo, es que lo que yo escriba tenga un interés más amplio que el de mi humilde persona.

Yo creo que todo el mundo tiene un mensaje que está buscando ser expresado. Puede ser un mensaje distinto cada día. Algunos no quieren expresarlo. Otros no se atreven o consideran que no tiene importancia. Otros no tienen tiempo o tienen medios alternativos para expresarlo. Otros no tienen la capacidad de hacerlo. Yo tengo este medio y tengo mis mensajes. Escribo para mi, para sanarme. Para evitar la locura de la realidad del día a día. Espero conseguirlo.

Anuncios

2 comentarios en “el regreso

  1. Te leo Yerart!! Me alegro de tu vuelta!! 😁 A ver si me animo yo también.. y mucha fuerza en el 2017, a concentrarse en el presente que es la única realidad que existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s