estudio del clima a partir del oleaje


Hace un año asistí a una conferencia sobre el estudio del clima en el mar en la Ingeniería Oceanográfica impartida por un cintífico del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) en donde aprendí que los datos del oleaje obtenidos mediante diversas fuentes (desde boyas hasta imágenes de satélite) sirven para reconstruir el clima que hizo en el pasado y así se puede estudiar la evolución del mismo a lo largo del tiempo. La cantidad ingente de datos que deben ser procesados y la complejidad de los cálculos de los modelos matemáticos que se utilizan hacen que se tenga que utilizar grandes infraestructuras de computación (GRIDs) Hoy he recordado estas cosas gracias a un artículo que he leído en el periódico de hoy.

En este artículo se trata el tema del estudio del clima a través del estudio del oleaje en una zona del mundo en el que el océano es omnipresente: la zona del océano Pacífico. Este es el extracto del artículo:

SOCIEDAD

Investigadores del ‘IH Cantabria’ estudian el clima en función de los valores extremos del oleaje del Pacífico

EUROPA PRESS | SANTANDER

Investigadores del Instituto de Hidráulica Ambiental ‘IH Cantabria’ de la Universidad de Cantabria han realizado un estudio cuyo objetivo era caracterizar el clima marítimo extremo en la región noreste del Pacífico. Para ello, los científicos analizaron los registros de 26 boyas situadas en toda la costa oeste de Estados Unidos y Canadá, Hawai y Alaska durante el periodo 1985-2007. Con estos datos han elaborado un novedoso análisis estadístico de extremos, que permite modelar la variabilidad climática que influye sobre el oleaje y que sirve de base para la mayor parte de los estudios sobre cambio climático que se están desarrollando en el ‘IH Cantabria’.

El estudio, que será publicado este mes en la revista ‘Geophysical Research Letters‘, es fruto de la tesis doctoral de Melisa Menéndez, dirigida por los profesores Iñigo Losada y Fernando Méndez. El grupo del ‘IH Cantabria’ ha contado con la colaboración de Nick E. Graham, de la Universidad de California. Los resultados han llamado la atención del canal de divulgación Discovery Channel, que ha contactado con los investigadores para conocer más a fondo el trabajo.

En concreto, en el estudio se han caracterizado las variaciones estacionales, la influencia en los temporales marítimos de patrones atmosféricos conocidos como el fenómeno del Niño, y las tendencias generales durante el periodo estudiado (23 años).

Esta información permite analizar tendencias como el incremento o descenso de los temporales, saber si estas tendencias están relacionadas con el calentamiento global y conocer cómo se comportará el clima en el futuro. Los resultados sobre las variaciones a lo largo de años y décadas revelan una influencia muy relevante del fenómeno del Niño, así como de otros patrones climáticos extratropicales, en los valores extremos. Para algunas boyas analizadas, estas situaciones provocan un aumento en el oleaje de hasta 1,5 metros.

También he encontrado información muy interesante derivada de este artículo. En primer lugar hay un reproducción de la noticia en El Mundo donde se da cuenta de la misma información.

En cuanto a la base matemática del estudio, la estadística de valores extremos, he encontrado información más o menos detallada en un documento de 100 páginas de una empresa argentina. Otro documento técnico del Instituto Nacional de Estadística de España trata también muy bien este tema. Finalmente tenemos la escueta entrada de la wikipedia sobre extreme value theory in statistics.

Un comentario en “estudio del clima a partir del oleaje

  1. En la web de la Universidad de Cantabria también se han hecho eco de la noticia. Al ser una noticia del 4 de noviembre supongo que ha sido la fuente de la que han sacado sus noticias los periódicos El Diario y el Mundo :)

    4 de noviembre de 2008

    Oleaje y cambio climático

    El incremento de la altura media de las olas es significativo e influye directamente en el riesgo de inundación.

    Investigadores del Instituto de Hidráulica Ambiental “IH Cantabria” de la Universidad de Cantabria han realizado un estudio cuyo objetivo era caracterizar el clima marítimo extremo en la región noreste del Pacífico. Para ello, los científicos analizaron los registros de 26 boyas situadas en toda la costa oeste de Estados Unidos y Canadá, Hawai y Alaska durante el periodo 1985-2007. Con estos datos han elaborado un novedoso análisis estadístico de extremos, que permite modelar la variabilidad climática que influye sobre el oleaje y que sirve de base para la mayor parte de los estudios sobre cambio climático que se están desarrollando en el “IH Cantabria”.

    El estudio, que será publicado este mes en la revista “Geophysical Research Letters”, es fruto de la tesis doctoral de Melisa Menéndez, dirigida por los profesores Íñigo Losada y Fernando Méndez. El grupo del “IH Cantabria” ha contado con la colaboración del investigador Nick E. Graham, de la Universidad de California (Scripps Institution of Oceanography). Los resultados han llamado la atención del canal de divulgación Discovery Channel, que ha contactado con los investigadores para conocer más a fondo el trabajo.

    En concreto, en el estudio se han caracterizado las variaciones estacionales, la influencia en los temporales marítimos de patrones atmosféricos conocidos como el fenómeno del Niño, y las tendencias generales durante el periodo estudiado (23 años). Esta información permite analizar tendencias como el incremento o descenso de los temporales, saber si estas tendencias están relacionadas con el calentamiento global y conocer cómo se comportará el clima en el futuro. Los resultados sobre las variaciones a lo largo de años y décadas revelan una influencia muy relevante del fenómeno del Niño, así como de otros patrones climáticos extratropicales, en los valores extremos. Para algunas boyas analizadas, estas situaciones provocan un aumento en el oleaje de hasta 1,5 metros.

    El análisis de las tendencias a largo plazo indica que existe una zona bien definida de incremento en la altura de la ola extrema. Se trata del área costera del oeste de Estados Unidos, es decir, la de Washington, Oregón y California, donde se han registrado unos incrementos de entre el 5 y el 21%. En la boya situada frente a la costa de San Francisco, la ola extrema ha aumentado de 7,5 a más de 9 metros en los últimos 23 años. Este incremento influye directamente en diversos aspectos, desde el diseño de las obras marítimas hasta la erosión en la costa y el riesgo de inundación.

    Contacto para más información:
    Carolina Echávarri (‘IH Cantabria’): 942 20 09 66 / carolina.echavarri@unican.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s