primera excursión con la universidad


Hoy he realizado la primera excursión de montaña con la Universidad de Cantabria a la que me he apuntado la semana pasada, una de las que están programadas para este curso académico. A pesar de llegar bastante cansado tras recorrer casi 20 Km por un terreno bastante escarpado, cosa a la que no estoy acostumbrado a pesar de caminar bastante todos los días, no puedo menos que considerar la experiencia como positiva y gratificante.

Este es el programa que heaparece en la web de la Universidad de Cantabria en su sección de actividades deportivas en excursiones de montaña:

PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES CURSO 2008/2009
* PRIMER TRIMESTRE *

ACTIVIDAD: “EXCURSIONES DE MONTAÑA”
Domingo, 26 de octubre de 2008

NÚMERO DE ALUMNOS: 105 personas.

EQUIPAMIENTO: Comida del día, agua, ropa de abrigo y botas de montaña como calzado más apropiado.

ITINERARIO:

La segunda salida del trimestre, se realizará el domingo 26 de octubre, desplazándonos en este caso al Valle de Cabuérniga para realizar una travesía hasta el Valle de Buelna. El autobús saldrá a las 8.00 desde Santander (frente a las estaciones), con la parada habitual a las 8.10 en Valdecilla y 8.30 en Torrelavega (estación de FEVE). (Horario oficial, teniendo en cuenta el cambio de hora, que se hace durante la madrugada del 26, antes de inicio de la ruta). Iremos hasta las proximidades de Bárcena Mayor, donde comenzaremos el recorrido.

travesia  del Valle de Cabuérniga hasta el Valle de Buelna
travesía del Valle de Cabuérniga hasta el Valle de Buelna

A unos 3 kilómetros de Bárcena Mayor, desemboca en el río Argoza el Arroyo de Juzmeana (420 m.) y en este lugar, comenzaremos la ruta siguiendo la Loma de Serradores, donde destaca el magnífico hayedo-robledal que ocupa la umbría del valle de Juzmeana. Ganando en altura y en panorámicas, saldremos del bosque para subir la corta ladera que lleva a la cumbre de La Guarda (1.085 m.), punto más alto de la ruta, y ya situada en la divisoria Saja-Besaya, que seguiremos hacia el norte hasta la famosa Ermita del Moral (990 m.). Después seguiremos la pista que desciende suavemente hasta el collado de Brenes (760 m.), donde nos recogerá el autobús.

COMENTARIO DE LOS GUIAS:

La travesía es de dificultad media, discurriendo por bellos parajes forestales y brañas pertenecientes al Parque Natural Saja-Besaya. Por lo demás, la distancia es de unos 18 kilómetros, con un desnivel ascendente de unos 700 metros y un descenso de casi 400. Por lo tanto es una ruta recomendable para gente con un mínimo de forma física y experiencia en el monte, pero que no plantea dificultades, salvo el barro que podamos encontrar. Como siempre, hay que llevar la comida, agua, chubasquero, ropa de abrigo y botas de montaña.

Precios: TD: 8,10 € – S.T: 11,85 € – OTROS: 15,65 €

Inscripciones: Se podrá inscribir y realizar el pago de una o varias de las excursiones de montaña del trimestre en curso, recogiendo el o los impresos en la administración debiendo entregar el resguardo del ingreso del pago, de no ser así se considera desistida su petición.

Una vez cubiertas todas las plazas se abrirá la lista de espera.

La organización se reserva el derecho de modificar el trazado de la ruta por causas excepcionales (climatología, cacerías, incendios forestales, etc…)

La jornada empezó con cierto nerviosismo por mi parte. El día anterior había preparado mi mochila, que estaba acumulando polvo en el armario y había preparado todo lo que tenía que llevar: toalla, guantes, gorro de frío, gorro de sol, gafas de sol, crema protectora, palo, sándwiches, dos litros y medio de líquido repartido en dos botellas de aquarius de 1 litro y dos botellines de agua de 33cl, un minicartón de yogur líquido y dos paquetes de galletas oreo, el forro polar y la cazadora de goretex, las botas chiluca con calcetines transpirables y otros de repuesto en la mochila, pañuelos de papel, un vaso. Al final no llevé ni ropa de repuesto. Había pensado en llevar calcetines, pantalón, camiseta, niqui y hasta los zapatos clark.

Aunque en principio por la época del año la jornada se presentaba fría (de hecho cuando salí de casa hacía menos de 10 grados) al final hizo un día estupendo con un calor bastante considerable durante la ruta. Las gafas de sol, el gorro, la crema solar, las botellas con líquido (que hacían que la mochila pesara bastante, por cierto) mi camisa con remangue y la camiseta fina, me vinieron de perlas (había pensado en ponerme una camiseta más gorda; menos mal que no lo hice …) Las botas chiluca en su primera gran prueba la superaron con nota. Me hubiera venido bien llevar camiseta y niqui de repuesto para quitarme lo sudado en el descanso de la comida. Pero puesto que me puse en una zona resguardada en el que me daba el sol y pude usar el forro polar en caso de que se levantara el viento no hubo mayor problema. El forro polar y la cazadora me sobraron casi desde el principio peo pude acomodarlas en la mochila con las correas de sujeción. Estuve bebiendo y comiendo (pistachos) durante todo el camino como es mi costumbre.

La llegada a la plaza de las estaciones estuvo acompañada por una cierta incertidumbre puesto que no sabía muy bien dónde estaba el autobús. Afortunadamente vi a unas personas con mochila deambulando cerca de la estación de autobuses y al acercarme y preguntar (superando mi natural timidez) comprobé que estaban esperando para lo mismo que yo. Había tres chicas, dos estudiantes de la universidad y otra negrita que resultó ser una estudiante de EEUU (Carolina del Norte) No recuerdo el nombre de ninguna de ellas. Más tarde fueron viniendo más personas. Muchas eran extranjeras e incluso profesores de inglés de Inlingua y del Centro de Idiomas de la Universidad de Cantabria. Esto me sorprendió gratamente. Es un aliciente más para ir a estas excursiones.

Hicimos una parada al principio para desayunar y otra al final para merendar. No participé en ninguna de las dos. En la primera intenté socializar un poco intercambiando dos palabras con algunos de los compañeros de viaje. La excursión tuvo dos partes claramente diferenciadas. En la primera parte estuvimos subiendo todo el rato entre vegetación. Hicimos dos o tres paradas, una de ellas de media hora en la que pudimos tomar un refrigerio (yo me tomé uno de los paquetes de galletas oreo) y compartir los frutos secos, en mi caso los pistachos.

Al final de la primera parte tuvimos que subir por la ladera de una montaña. La subida fue espectacular y reconozco que me costó un riñón. Pero lo superé con éxito. El descanso de comida duró por lo menos una hora. Me comí uno de los sándwiches, un paquete de galletas oreo y el yogur bebido. Dos individuos que estaban sentados cerca con otras chicas estuvieron haciendo experimentos como hacer fuego con técnicas rudimentarias. Uno de ellos se pasó gran parte del recorrido intentando recoger setas. No llego a llenar la cesta que llevaba.

La segunda parte del recorrido fue cuesta abajo sobre una pista de tierra. Se hizo un poco largo. Acabé bastante cansado. Cuando he llegado a casa me he pegado una ducha de media hora y luego me puesto a trabajar un poquito. Tengo la sensación de haber aprovechado el día muy bien. Habrá que repetir :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s